miércoles, 18 de febrero de 2015

José Antonio Viejo Fernández: Bonanza


Bonanza se halla situado "a una legua próximamente de la desembocadura del río Guadalquivir", a las afueras del núcleo urbano. Su origen, hacia el año 1832, está estrechamente unido al muelle de carga y descarga de mercancías, y pasajeros, del mismo nombre. En la mencionada fecha se construyó en estos terrenos una pequeña población donde se establecería la aduana de primera clase para la entrada al río Guadalquivir. (1)
Asimismo, se construyó un muelle, casas y un cuartel de carabineros. Con posterioridad a las primeras edificaciones se le irán uniendo otras hasta alcanzar en e! año 1930 e! porcentaje del 2% de la población de! municipio.

(    (1) En el año 1835 dejó de funcionar la aduana. Una estadística de buques que han fondeado en el muelle de Bonanza entre los años 1844-1845, así como el valor de las mercancías transportadas en esa fecha en Pascual Madoz.

Modernización Demográfica y Transformaciones Económicas en Sanlúcar de Bda. (1900 - 1936)

José Antonio Viejo Fernández

sábado, 22 de febrero de 2014

J. Colón y Colón: Bonanza



En el Semanario Pintoresco Español de 6 de febrero de 1842, J. Colón y Colón, publicaba un artículo del que sacamos lo siguiente, referido a Bonanza:
En el sitio llamado de Bonanza, se labró la Aduana en los últimos años del anterior monarca, juntamente con una iglesia y varias manzanas de casas bajas, cuyas obras juntamente con el muelle llenan de indignación al que contempla la suma importante que consumieron estos edificios para que estén abandonados; al mismo tiempo que dan un testimonio triste y vergonzoso del arte cuando aparecen las paredes de la iglesia, pues sus arcos se han desplomado; y cuando se observan las piedras del muelle desquiciadas y desprendidas al mar. ¡A que de consecuencias no da margen el solitario arenal de Bonanza!.
La situación ventajosa de Sanlúcar, su temperamento templado en la rigurosa estación del verano, efecto de los vientos frescos de Poniente; su playa alegre y extendida, que proporcionan los baños de mar; las frutas delicadas ofrecen su terreno, dan a esta ciudad gran nombre en Andalucía, y es frecuentada de infinidad de familias que vienen de Sevilla, Cádiz y Jerez, llamadas por tantos atractivos.


martes, 4 de febrero de 2014

Pedro Barbadillo Delgado: Hospital de Sangre



En 1860 Sanlúcar ofreció hospital de sangre para los heridos de Marruecos, sobre lo cual el Capitán General de Andalucía, en 12 de diciembre comunicó oficialmente lo que se transcribe a continuación:
"El Ayuntamiento y junta de Beneficencia de la ciudad de Sanlúcar ofrece gratuitamente hospitalidad completa a cien enfermos o heridos procedentes del  ejército que ha ido a África a pelear por la honra de España: yo acepto con afectuosa gratitud tan generoso obsequio y al elevarlo a conocimiento del señor Ministro de la Guerra para satisfacción de nuestra Reina y del Excmo. Sr. General en Jefe, para que lo sepa el Ejercito cumplo el satisfactorio deber de encomiar acción tan noble y desprendida, elogiando como el patriótico celo del Ayuntamiento, beneficencia y habitantes todos de la siempre leal ciudad de Sanlúcar de Barrameda que saben cumplir sus deberes de una manera tan digna y tan distinguida en las solemnes circunstancias que hoy atraviesa. A los habitantes de Sanlúcar encomiendo pues el cuidado de cien de nuestros hermanos que si se les consideran soldados de la Patria quedará agradecida, y si hijos espere Sanlúcar las bendiciones de cien madres”.

Fernando Guillamas Galiano: San Jerónimo



Con los nombres de Santa María y hoy de San Geronimo, ha conservado siempre el apellido de Barrameda, participado por el Puerto de Bonanza a la ciudad moderna de Sanlúcar, y antes a la ermita de Santa María de Barrameda, a quien se le agregó el monasterio que lo adoptó y lo conserva.
La antigua imagen que tuvo este título fue como decimos en otro paraje la patrona de este pueblo, y a quien recurría con fiestas, rogativas, etc., en sus más urgentes necesidades; pero dudamos mucho que la imagen que hoy subsiste (de cuerpo de candelero para vestir) con sólo rostro y manos de talla naturales, sea la que veneró Sanlúcar, ahora cinco siglos, traída a ella por los Caballeros Templarios; por tanto ignoramos que paradero haya tenido la primitiva efigie de Ntra. Sra. de Barrameda.


Fernando Guillamas Galiano
Historia de Sanlúcar de Barrameda 

viernes, 16 de mayo de 2008

Jesús Campos Delgado - Concepción Camarero Bullón: Venta de Bonanza


También era de los duques la Venta de Bonanza que, con una planta de 29X8 varas, era llevada en renta por Luis Alonso, que pagaba 775 reales al año.
En el sitio de Bonanza, un cuarto de legua distante de esta ciudad, está construida una venta, que su propiedad al mismo estado de Medina Sidonia pertenece y se compone de dos cuartos vajos y una caballeriza, con ocho varas de frente y veinte y nueve de fondo, que tiene en arrendamiento Luis Alonso en setecientos setenta y cinco reales anuales.
Luis Alonso, arrendador de la Venta de Bonanza y lechero, consiste su familia en su muger y un hijo menor; utiliza anualmente dicha Venta, excluso el arrendamiento que paga, que va cargado a donde le corresponde, un mil y cien reales vellón y lo que adquiere como lechero se le nota en sus respectiva clase.

Jesús Campos Delgado - Concepción Camarero Bullón
Sanlúcar de Barrameda según las Respuestas Generales del Catastro de Ensenada de 1752

lunes, 5 de mayo de 2008

Pedro Barbadillo Delgado: Ntra. Sra. de Barrameda


Gran confusión hay sobre esta ermita, como vamos a explicar, existieron dos, a las cuales se dio el mismo nombre.
Ya vimos en otro anterior capitulo como se llamó Barrameda a nuestro actual puerto de Bonanza y asimismo a la tierra de su alrededor. Allí hubo dos antiguas ermitas: una en el emplazamiento propio del puerto, otra en donde se formó el convento de San Jerónimo. A entrambas ermitas se las ve nombradas de Barrameda, y como es sabido que en la iglesia de los Jerónimos se veneró la imagen de Ntra. Señora de Barrameda, se ocurre la duda si ella, al igual que la de Covadonga y la de Montserrat y tantas otras, tomó su advocación del lugar donde se veneró, y fue en la ermita existente junto al posterior convento, donde estuvo antes de hacerse la iglesia de este; o si, por el contrario, se veneró en principios en la ermita que hubo en donde es hoy Bonanza, el arruinarse esta se trasladó a la otra próxima, donde existió hasta que los frailes le dieron mayor culto y mas honrada residencia.

Otra ermita hubo, labrada posteriormente por el duque, que se consagró a Nuestra Señora de Bonanza, para que fuese guía y sirviese de invocación a los numerosos navegantes que allí concurrían, y llegó a se tanta la devoción que despertó, que dio al puerto el nombre que hoy conserva.
Según Horosco, fue hecha en el año 1598, y en cuentas de la casa de Medina Sidonia consta que Diego Martín "ha de haber por toda la obra de albañilería de la iglesia que el señor duque mandó hacer en su lugar del puerto de Barrameda la cual obra se remató en 15.000 maravedis".

Pedro Barbadillo Delgado
Historia de la Ciudad de Sanlúcar de Barrameda

Francisco J. Iáñez Llamas: Convento de Jerónimos

Una de estas, nos ha llegado a través de los libros de historia sobre Sanlúcar en concreto Guillamas, cuando inicia su historia sobre esta ciudad, al analizar las razones de Barrameda, pues mantiene que viene del Convento de los Jerónimos (Huerta de Chiquitina hace años) que fundaron los Templarios, (¿monasterio y castillo?) antes de que Sanlúcar (Soluca fuese otorgada a D. Alonso Pérez de Guzmán en 1.297, en donde se encontraba la capilla de Nuestra Señora de Barrameda, antigua patrona de Sanlúcar que tanta advocación tuvo en los siglos XV, XVI Y XVII para los navegantes de la época, y que según algunos historiadores, es de donde proviene el adjetivo que complementa el nombre de Sanlúcar, "Barra-me-dá", dado que sus muros servían de marcas al navegante que abocaba al puerto de Sanlúcar, pues al llegar a la punta de Malandar tenia que aproar, hacia este convento, buscando mejores calados para librar el bajo de Cambray a su estribor así como la lengua de fango duro de la punta interior del bajo de Malandar o de la Venta, a su babor.
Francisco J. Iáñez Llamas
Sanlúcar de Barrameda nº 41 – 2005